Receta de Goxua

Para el día del Padre…Goxua

Postres

Si hay un postre que le pueda gustar a mi aita, es sin lugar a dudas, el clásico goxua. Y si algo sé de él, es que la mejor forma de hacerle disfrutar con el final de una buena jamada es poniéndole un goxua encima de la mesa. En ese momento, aunque haya disfrutado de una exuberante y deliciosa comida y no quepa ni el pelo de una gamba en su estómago, todo pasa a un segundo plano para degustar su postre favorito. Por ello, como entre muchas de las cosas que nos enseñaron nuestros aitas también está la guía del buen comer en Guía Bizkaia Gastronomía queremos realizarles un homenaje con esta sencilla receta. En cinco simples pasos podréis preparar vuestros propios goxuas caseros para sorprender y agradar los paladares de vuestros aitas. ¿Os atrevéis a preparar un goxua como los que sirven en los restaurantes? ¡¡Ánimo!!

Atrévete con tu propio Goxua casero en 5 sencillos pasos:

1

En primer lugar, montamos la nata para reservar en el frigorífico. Para la crema vertemos en una cazuela la leche -guardando un poco- añadimos la vainilla, la cáscara de limón y hervimos. Después reservamos la mezcla.

2

En segundo lugar, echamos la harina en un cuenco y vamos añadiendo poco a poco la mezcla de leche reservada mientras batimos para ir quitando los grumos. Mezclamos bien y le añadimos un huevo, dos cucharadas de azúcar y seguimos batiendo.

3

Luego echamos la mezcla en una cazuela seguimos dando vueltas hasta que espese y le añadimos la mantequilla. Dejamos enfriar.

4

El siguiente paso será poner una cucharada de azúcar con una pizca de agua en una sartén apagada y dejamos que se disuelva. Le damos un golpe de calor en la sartén y retiramos del fuego. Cogemos los bizcochos de soletilla y los emborrachamos en el vaso de ron. Reservamos.

5

Para terminar tendremos que colocar una capa de la nata montada en el fondo del molde, encima un bizcocho partido por la mitad y por encima la crema. Colocamos papel film por encima y dejamos enfriar. Retiramos el papel film, espolvoreamos azúcar por encima y lo quemamos, finalmente, decoramos con una hojitas de menta. Ya tenemos listo nuestro Goxua casero.

Ideas para San Valentín | Endulza tu San Valentín con 3 fabulosas recetas

Postres

Ideas para San Valentín | Endulza tu San Valentín con 3 fabulosas recetas

Este San Valentín sorprende a tus seres queridos preparando cualquiera de estas tres sencillas recetas que dejará boquiabierto a todo comensal. Sigue los sencillos pasos que te propone la Guía Gastronómica de Bizkaia y endulza tu día de los enamorados. Si tienes con quien compartirlo, mejor que mejor, pero sino, tampoco pasa nada, puedes regalarte a ti mismo estas fabulosas ideas para hacer que este día sea especial. O también puedes pasar por alto los convencionalismos consumistas y dejar que esta tarde de miércoles fluya como un día más, eso sí, ya que estamos dándole un caprichito al cuerpo.

Crepes

Las crepes todo el mundo saben que vienen de Francia, más concretamente de la región de Bretaña y tienen su origen, como muchas otras cosas, en una antigua costumbre campesina que con el tiempo se convirtió en receta. Los agricultores esparcían una masa de harina, huevos y leche o agua -en ocasiones elementos líquidos tan sorprendentes como sangre- sobre piedras sacadas del fuego y rellenaban la consistente masa que habían logrado. En España, influidos por la cultura Celta y el Camino de Santiago, tenemos nuestras propias variedades siendo las filloas típicas de Galicia o los frixuelos asturianos. Hoy en día, a pesar de que la receta de este dulce sigue siendo muy simple y compuesta por ingredientes cotidianos, no encontraréis un crepe por menos de 3€.

Para elaborar los crepes solo tenemos que juntar y batir en una taza: leche, huevos, mantequilla, harina, azúcar y sal. En una sartén a fuego medio colocamos una cucharadita de mantequilla y vertemos un poco de la masa. Dejamos cocinar y le damos la vuelta. En una cazuela aparte echamos 100 ml. de leche y los 75 gramos de chocolate hasta que se funda y se mezcle perfectamente con la leche y consigamos una crema de chocolate. Finalmente, rellenamos el crepe con la crema de chocolate y espolvoreamos azúcar glas por encima.

Coulant

El coulant, al igual que sus primas las crepes, tiene su origen en nuestro vecino galo. El término coulant proviene del verbo francés couler que significa: fluido, corredizo, derretido. Así es como está el coulant, fluido, corredizo y derretido. Es un dulce relativamente joven que, no logramos entender cómo no se nos había ocurrido antes. Su padre es el chef francés Michel Bras que en 1981 presentó el coulant en su restaurante de 3 estrellas Michelin: Maison Bras en Laguiole, L’Aubrac, en el sudoeste francés. En resumidas cuentas, el coulant es una especie de bizcocho de chocolate a medio hacer.

Para preparar el coulant debemos montar los huevos enteros con el azúcar con la ayuda de una barilla y agregar la harina tamizada y el chocolate previamente fundido en el microondas o al baño maría, lo que prefiramos. Se reparte la mezcla en los moldes de flan que hayamos elegido y, hay quien dice, que conviene dejarlo reposar en el frigorífico durante doce horas o en el congelador durante media hora. Finalmente, se hornean a 200º durante 10/12 minutos sin dejar que se haga del todo. Para decorar podemos utilizar natilla, azúcar glas, menta o diversas mermeladas.

Brownie

Dejamos a un lado el territorio galo para traer la última de las fabulosas ideas para San Valentín, en este caso, un dulce típico estadounidense donde los haya. Brownie significa literalmente marroncito y es un pequeño y delicioso bizcocho de chocolate al que se le suelen añadir nueces y cuyo consumo se ha popularizado recientemente gracias a cadenas de comida rápida. ¡¡Y además tiene propiedades afrodisíacas!!

Para preparar uno sencillos brownies debemos batir unos huevos en un bol e ir incorporando el azúcar poco a poco. También tendremos que juntar el chocolate partido en cachos junto con la mantequilla y derretirlos juntos al baño maría para luego agregarlos a los huevos. Por otro lado, habrá que trocear una nueces y mezclar con harina para añadir a la masa. Finalmente, habrá que incorporar la mezcla en los moldes y hornear a 180º durante 40 minutos. Para decorar podremos fundir el resto del chocolate y añadir unos hilitos por encima del brownie.

 

¡¡No dejes de disfrutar el San Valentín más dulce!!

churros

Chocolate con churros

Postres

La temperatura que marca el termómetro estos días es inversamente proporcional al número de devotos del chocolate con churros. Si de por sí, esta dulce receta resulta un manjar, para combatir el frío, no hay mejor plan que resguardarse en casa, protegido por tus suaves mantas y acompañado por un delicioso y calentito chocolate con churros. ¿Y qué mejor que hacerlo casero, verdad? Hoy os enseñamos a preparar un sabroso chocolate con churros en 5 sencillos pasos.

Disfruta de tus churros caseros en 5 pasos:

1

Poner la harina en un bol amplio y poner a la calentar el agua con sal en una cazuela aparte. Cuando el agua comience a hervir deberemos verterla directamente y de una sola vez  sobre la harina. Con una cuchara removeremos hasta integrar la harina con el agua. Tenemos que lograr conseguir una masa compacta y bastante pegajosa.

2

Para hacer la forma de los churros debemos rellenar una manga pastelera con la masa, podemos elegir una tradicional -con la que obtendremos churros más parecidos a las porras- o una manga pastelera con el borde en forma de estrella.

3

Sobre un paño de cocina seco vamos haciendo poco a poco cada uno de los churros. Colocamos una sartén alta con mucho aceite de oliva a calentar. Cuando el aceite esté caliente introducimos las porciones de masa con forma de churro para freírlas. Cocinamos a fuego medio -para evitar que quede crudo por dentro- durante un ratito hasta que consideramos que están lo suficientemente tostados.

4

Retiramos los churros del aceite y los dejamos en una bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

5

Finalmente, espolvoreamos azúcar por encima. ¡¡Y ya están listos!!

Para el chocolate solo necesitaremos una tableta del chocolate que más nos guste (cuanto más porcentaje de cacao mayor potencia de sabor), azúcar y medio litro de leche. El proceso es realmente sencillo: calentar el medio litro de leche en un cazo, añadir la tableta partida en trocitos, remover y añadir el azúcar. La cantidad de leche variará en función del espesor que queramos en nuestro chocolate.

Servimos el chocolate bien caliente en una taza acompañado por un par de churros y ya podemos disfrutar de nuestra magnífica tarde de sofá, peli y manta.

Torrijas

Torrijas

Postres

Faltan tres días para carnaval y los escaparates de pastelerías, restaurantes y mesas de muchas casas de Euskadi ya empiezan a llenarse de torrijas. El postre más carnavalero de todos, las torrijas de carnaval, llevan años ocupando un lugar en nuestras cocinas. ¿Quién no ha tenido una fuente llena de tostadas de carnaval en casa de la amama? Las torrijas son muy típicas por estas fechas en Euskadi, aunque en otras zonas de la península tienen que esperar a Semana Santa para poder disfrutarlas.

El origen de las torrijas nace de la humilde costumbre de aprovechar el pan duro de días anteriores y fueron bastante conocidas en el Imperio Romano (hay escritos de cocineros de la época en los que aparecen recetas parecidas a las que hoy en día inundan nuestras pastelerías), aunque, también se dice que las torrijas, como la Semana Santa, representan la vida y la muerte de Jesús. En este caso, el pan sería el cuerpo de Jesús mientras que la leche, los huevos y el aceite son los baños necesarios para que resucite. Por tanto, estamos hablando de un postre divino.

Divino es el sabor que se obtiene a partir de productos tan simples y cotidianos. Aunque las torrijas admiten variaciones. De hecho, recientemente, y en relación con el auge del veganismo y vegetarianismo, existe una variedad que sustituye la leche de vaca por la de soja y el huevo por harinas leguminosas. Resulta curioso que, aunque en Euskadi está más extendido el término tostada para referirse a este delicioso postre, las tostadas y las torrijas son dos recetas muy diferentes: mientras que para las torrijas se utiliza pan que se convierte en crema, en las tostadas se utiliza crema pastelera. Las dos se espolvorean con azúcar y canela.

 

Atrévete a hacer tus propias torrijas en 5 sencillos pasos:

1

Lo primero que debemos hacer es poner a calentar la leche, la mitad del azúcar, la ramita de canela y las cáscaras de limón y naranja en un cazo mientras le damos vueltas con una cuchara para que se vaya deshaciendo el azúcar. Para lograr que se mezclen bien los sabores habrá que retirar del fuego el cazo antes de que la mezcla llegue a hervir y dejar reposar durante unos diez minutos.

2

Después tendremos que sumergir las rebanadas del pan del día anterior en la mezcla durante medio minuto, las sacaremos y reservaremos en un plato mientras ponemos a calentar el aceite para freirlas.

3

Batimos los huevos con los que vamos a rebozar las rebanadas mientra se va calentando el aceite.

4

Colocamos un plato con papel absorbente y cuando nos parezca que están lo suficientemente tostadas las retiramos del aceite y las dejamos escurrir sobre el papel.

5

Finalmente, las colocamos en un recipiente ancho en el que se puedan dejar las tostadas bañándose en leche a la que previamente le habremos añadido canela en polvo y azúcar. Las podemos dejar al aire durante unos cuatro días aunque hay quien las prefiere fresquitas. A gusto del consumidor.

Arroz con leche

Arroz con leche

Postres

Arroz con leche: Conocemos hasta tres formas de cocinar el arroz antes de convertirlo en arroz con leche:

  • El remojo: Se puede dejar el arroz en remojo de 20 a 30 minutos antes de empezar con la receta.
  • La cocción: O bien cocer el arroz como se cocinaría para consumirlo.
  • El lavado: También podemos lavar el arroz en un colador dejándolo unos minutos bajo un chorro de abundante agua, hasta que el líquido blanquecino que suelta los granos se vuelva cristalino.

Elaboración

Para el arroz con leche habrá que verter el litro de leche con el azúcar, las ramitas de canela y la ralladura en una olla a fuego medio removiendo cada cierto tiempo para que no se pegue. Mientras la leche toma calor elegiremos cuál de las tres formas anteriormente mencionadas nos parece la más adecuada para obtener el arroz que queremos y echarlo en nuestra mezcla. Dependiendo de la forma que se escoja el postre tendrá una forma u otra. Cuando la leche rompa a hervir deberemos echar el arroz y bajarlo a fuego lento para cocinarlo durante 55 minutos. Durante ese tiempo habrá que remover la mezcla varias veces para evitar que se pegue. Sabremos que el arroz está hecho cuando se haya reducido considerablemente y esté blandito pero sin llegar a perder su forma. En ese momento echaremos el trocito de mantequilla para conseguir el total de cremosidad. Finalmente, espolvoreamos un poco de canela por encima y servimos bien fresquito.

Propiedades

Al contrario de lo que pueda parecer, el arroz con leche es un postre rico desde el punto de vista nutricional y contiene pocas grasas. Tiene un alto contenido tanto en vitaminas como en minerales aunque también aporta aminoácidos e hidratos de carbono. Los principales ingredientes del arroz con leche son: arroz, leche y canela. El arroz, por su parte, es alto en magnesio, zinc, selenio y hierro y bajo en grasas. La leche tiene un alto contenido en proteínas así como carbohidratos, minerales como el calcio o hierro y vitaminas del grupo B y C y vitamina A. De la canela se dice que tiene cualidades para aliviar digestiones pesadas.