churros

Chocolate con churros

Postres

La temperatura que marca el termómetro estos días es inversamente proporcional al número de devotos del chocolate con churros. Si de por sí, esta dulce receta resulta un manjar, para combatir el frío, no hay mejor plan que resguardarse en casa, protegido por tus suaves mantas y acompañado por un delicioso y calentito chocolate con churros. ¿Y qué mejor que hacerlo casero, verdad? Hoy os enseñamos a preparar un sabroso chocolate con churros en 5 sencillos pasos.

Disfruta de tus churros caseros en 5 pasos:

1

Poner la harina en un bol amplio y poner a la calentar el agua con sal en una cazuela aparte. Cuando el agua comience a hervir deberemos verterla directamente y de una sola vez  sobre la harina. Con una cuchara removeremos hasta integrar la harina con el agua. Tenemos que lograr conseguir una masa compacta y bastante pegajosa.

2

Para hacer la forma de los churros debemos rellenar una manga pastelera con la masa, podemos elegir una tradicional -con la que obtendremos churros más parecidos a las porras- o una manga pastelera con el borde en forma de estrella.

3

Sobre un paño de cocina seco vamos haciendo poco a poco cada uno de los churros. Colocamos una sartén alta con mucho aceite de oliva a calentar. Cuando el aceite esté caliente introducimos las porciones de masa con forma de churro para freírlas. Cocinamos a fuego medio -para evitar que quede crudo por dentro- durante un ratito hasta que consideramos que están lo suficientemente tostados.

4

Retiramos los churros del aceite y los dejamos en una bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

5

Finalmente, espolvoreamos azúcar por encima. ¡¡Y ya están listos!!

Para el chocolate solo necesitaremos una tableta del chocolate que más nos guste (cuanto más porcentaje de cacao mayor potencia de sabor), azúcar y medio litro de leche. El proceso es realmente sencillo: calentar el medio litro de leche en un cazo, añadir la tableta partida en trocitos, remover y añadir el azúcar. La cantidad de leche variará en función del espesor que queramos en nuestro chocolate.

Servimos el chocolate bien caliente en una taza acompañado por un par de churros y ya podemos disfrutar de nuestra magnífica tarde de sofá, peli y manta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *