panaderia matxako

Matxako, panadería y repostería como hace 100 años

Productores


La familia Barreras lleva cuatro generaciones al mando de la Panadería Matxako de Karrantza. Desde que hace más de cien años, Francisco Barreras, al que llamaban «matxako» fundara en el barrio de Concha la panadería con las pastas más famosas del valle.

Nada más y nada menos que quinientos kilos de estas pastas elaboradas únicamente con: harina de trigo, azúcar, huevos, mantequilla de Carranza y levadura y, por supuesto, como todos los productos de Matxako, sin conservantes ni colorantes, se producen semanalmente en el obrador de Matxako. Según confiesa Leticia Barreras, la cuarta generación de la panadería: «el rodillo es mortal. Mi padre y mi marido son los verdaderos expertos porque para hacer bien la masa de las pastas hay que tener mucha fuerza y lograr la textura idónea. Yo todavía estoy con ello».

Leticia, de 35 años, acompaña a su padre desde hace cuatro años, Jesús Barreras, el nieto de Fernando, que lleva 20 años frente al negocio y a su marido Iván, que trabaja en el mismo desde hace 19. Con ellos está Gurutze, una trabajadora del obrador. Entre los cuatro elaboran al menos quince tipos de pan diferentes, con sus texturas y sabores y, desde que hace veinte años decidieran afrontar las adversidades dándole una vuelta al negocio e incluyendo la línea de repostería, también diferentes piezas de pastelería y bollería y hasta el famoso roscón de Reyes, que lo siguen haciendo hasta marzo.

En Matxako todo está bueno, desde cualquiera de los panes, hasta los sobaos, las magdalenas, los bollos de mantequilla o los de leche con pepitas de chocolate, las rosquillas y, por supuesto, las pastas. Los productos de Matxako se pueden conseguir acercándose uno mismo al propio obrador: Barrio Concha, Nº19, algunos en el Eroski de Zalla o en diferentes tiendas de Bilbao como Labore.

Un comentario en “Matxako, panadería y repostería como hace 100 años

  1. Si me preguntan por artistas, yo contesto todos búsquenlos en las Panaderia y Reposteria. Es verdad, un buen pastel es capaz de sacarnos alegrías, felicidad muy especiales.

    Sabemos que debemos de comer con mesura, pero si que son artistas.

    Un abrazo y mucha prosperidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *