temporada de la granada

Llena de granos

De temporada, La Alternativa

Termina la temporada de la granada

La temporada de la granada se acaba. Enero se ha ido y con él se ha llevado una de las frutas más vistosas, atractivas y sabrosas del invierno. Desde mediados de septiembre hasta ahora hemos podido disfrutar de esta jugosa y dulce fruta, aunque las mejores las hemos tenido en la mitad del otoño. Una curiosidad: debido a la abundancia de granos en su interior, históricamente la granada ha sido considerada un símbolo de fertilidad y según la Biblia, al igual que el higo y la uva, fue característica de Palestina.

Principalmente la granada está compuesta por agua y azúcares. Se le confieren propiedades depurativas y diuréticas por su escaso contenido en sodio y alto en minerales como potasio, calcio, magnesio y fósforo. Gracias a su concentración de ácido cítrico y su poder depurativo resulta una gran aliada para las personas con altos niveles de ácido úrico en sangre.

La Biblia no andaba muy desencaminada. Se cree que es originaria del Este de Europa y el Oriente asiático por lo que se extiende desde los Balcanes hasta el Himalaya. Sin embargo, hoy en día se cultiva en diversos países de Europa, Asia y América. Curiosamente España es el mayor exportador de granada de Europa y uno de los principales productores del mundo superando la superficie de granado las 2.500 hectáreas.

Cómo elegir la mejor pieza

Para elegir la mejor pieza se recomienda elegir la fruta sin cortes ni magulladuras. Uno de los símbolos de retraso en la recolección, sin duda negativo, puede ser arrugas o grietas en la piel. Se deben elegir ejemplares de gran tamaño y peso y es importante que la piel esté dura y tensa y presente un color vivo con matices marrones. Conviene guardarlas en el frigorífico si no se van a consumir inmediatamente, pudiendo así alargar su vida útil hasta tres semanas, sin embargo, a temperatura ambiente se conservan en buenas condiciones durante varios días. El momento ideal para abrir la granada se dice que es cuando la cáscara adquiera un tono pardo. Además, para extraer correctamente los granos de la granada, tarea que resulta ligeramente complicada para algunos, aunque otros disfrutan sacando los granos uno a uno y comiéndolos como si fueran pipas, hay dos posibles métodos. Por un lado, partir la fruta por la mitad, apretar un poco la piel para aflojar los granos y sobre un plato colocar boca abajo una mitad para golpear con una cuchara. Sino también podemos cortar la granada en cuatro partes y separar los granos con cuidado quitando las partes blancas.

El mito de la granadina

La granadina es el derivado comercial más conocido del jugo de la granada y es, sin duda, muy refrescante. Simplemente se elabora añadiendo azúcar al zumo de la fruta, pero es muy utilizada en la preparación de cócteles por lo que comúnmente se piensa que la granadina contiene alcohol, cuando no es así. Finalmente, su uso para dar sabor a helados y en la fabricación de jaleas, mermeladas y confituras cada vez está más extendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *